lunes, 5 de marzo de 2018

Sobre la cerveza

La cerveza belga, ¡Bendito tesoro! y no lo digo sólo yo, si hasta la UNESCO la ha declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad será por algo. He de confesar que yo no bebía cerveza, bueno, no bebía alcohol, hasta que me trasladé a este pais, pero, donde fueres haz lo que vieres y la cerveza es parte de la cultura belga. La calidad y la variedad es tal que alguna te tiene que gustar, incluso si no eres cervecero ¡Tienes más de 1500 cervezas donde elegir!




Según cuentan, durante las cruzadas los monjes se decantaron por la cerveza debido a que el clima de estas tierras no acompañaba para la producción de vino. Su producción  ayudaba a mantener el monasterio y además se consideraba una opción más sana que beber agua (que no era muy potable que digamos en aquellos tiempos). Los monjes convirtieron la elaboración de cerveza en un arte.



Pero la cerveza no es sólo arte, sino también ciencia. Si no que me expliquen a mí porque iban taner un "Institute for Beer Research". Eso es, un centro de investigación para el estudio de la cerveza en todos sus niveles. Claro que este centro de investigación no podría estar en otro sitio que en Lovaina, después de todo esta ciudad es el origen de la famosa Stella Artois.


La cerveza belga son artesanas en su mayoría, por eso su precio es relativamente alto ¡la calidad se paga! Aunque en mi opinión no son un gran gasto. Cuando vas a tomar algo no bebes más de una o dos de las fuertecillas, porque llenan bastante y son para disfrutarlas despacio.

Beberlas de un trago sería un desperdicio
Parece ser que forma del vaso es importante para la espuma, aireación y sabor, y con ello cada cerveza ha aprovechado para sacar su vaso esclusivo. Lo que es una perdición si eres coleccionista nato. Pero nada de comprarlos individuales. Un buen coleccionista que se precie ha de conseguirlos cuando vengan de regalo con la cerveza.

Hoy en día existen 11 monasterios en el mundo donde se elabora la cerveza trapense, 6 de los cuales se encuentran en Bélgica. La más difícil de conseguir es la Westvleteren, que solo se vende por encargo y no puedes adquirir más de 1 o 2 cajas de la misma.


Y hasta aquí algunas curiosidades sobre la cerveza belga. 


Y a vosotros,
¿Os gusta la cerveza?
¿Habeís probado alguna cerveza belga?
¿Teneís alguna cerveza favorita?




12 comentarios:

  1. precisamente tengo una amiga muy cervecera que ahora está pasando unos días de vacaciones en bélgica. se estará poniendo morada...
    lo del instituto de investigación de la cerveza tiene sentido, porque para empezar la fermentación es un proceso químico. de química, sobre todo orgánica, tú seguro que sabes bastante más que yo. :)
    esa viñeta de tintín con hernández y fernández es de 'el cangrejo de las pinzas de oro', jeje.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hay que aprovechar a probar lo bueno :)

      Si lógica tiene, pero la especialización, la cantidad de másteres no sólo químicos, sino de industria, marketing y demás dedicados a la cerveza me sorprendió bastante.

      No sabía que la viñeta era de ese volumen ;)

      Besos!

      Eliminar
  2. No me gusta la cerveza y mira que me da rabia porque siempre veo cómo disfruta la gente con su cañita y yo ahí, con mi refresco... Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gustaba, pero entonces probé una dulce y de ahí descubrir un mundo nuevo. Yo prefiero una limonada para refrecarme que una cerveza ;)

      Besos

      Eliminar
  3. Yo soy como tú, no me gusta la cerveza y casi puedo decir que soy abstemia, quitando alguna copa de año en año... jejeje
    No sé si yo terminaría tomando cerveza por muchas variedades y sabores que me ofrezcan, me sabe malísima xD
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era abstemia, pero aquí dejé de serlo. Aunque siempre con moderación. Con 1500 alguna podría gustarte ¡Quién sabe! XD

      Besos!

      Eliminar
  4. Se puede decir que en rarísimas ocasiones bebo alcohol pero unas Navidades mi madre se presentó en casa con un lote de cervezas que le había regalado la empresa belga en la que trabajaba. La probé y ... ¡qué delicia! Nunca había probado una cerveza más rica, tenía un toque dulce como a miel. Seguramente si viviera en Bélgica no podría resistirme a tomar una de vez en cuando
    Bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Podría ser Barbar? Es la que conozco que sabe a miel. Las dulces son una delicia. De vez en cuando no hace daño, por no decir que son beneficiosas para la salud.

      Besos!

      Eliminar
  5. Ooooohhhhh que maravilla :) siempre que puedo voy probando cervezas extranjeras,si no puedo ir a probarlas todas a su sitio de origen,me conformo con que vengan ella a mí jajaja. He probado algunas, la Leffe me gusta bastante y doy fe de que sube así que siempre hay que beber con el estómago lleno y moderación jeje. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leffe oscura está riquisima, aqui la toman con una buena fuente de queso para proteger del subidón. Ahora están promocionando mucho una Leffe Ruby que tiene un toquecillo más afrutado pero sin dejar de ser cerveza. Si te gusta la leffe puede que te guste la San Bernardus or la Rochefort.

      Besos!

      Eliminar
  6. qué interesante lo de los vasos, a partir de ahora me fijaré!

    cerca de mi casa, en BCN, hay una cervecería belga, está muy bien ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la suerte de vivir en las grandes ciudades :). Aunque en mi pueblo-ciudad manchego también se pueden encontrar cervecillas belgas, bueno, antes no sabía que eran belgas :P

      Besos!

      Eliminar